Nocilla casera

Se puede ser goloso pero siempre de manera saludable!…

En el post anterior os hablé de la algarroba y de todas sus propiedades y beneficios para nuestra salud. Así que he pensado en preparar una nueva receta con este alimento, para que podáis sacar ideas de sus utilidades en la cocina diaria y de lo fácil que es sustituir alimentos nocivos por otros mucho más saludables para nuestro organismo.

Esta receta es perfecta para calmar las ganas de dulce y evitar recurrir a alimentos desvitalizados llenos de azúcar refinado, lácteos, colorantes y edulcorantes artificiales. Se prepara en un momento y puedes conservarla en la nevera perfectamente durante 5-6 días.

Ingredientes:

  • 200 ml de leche de avena o de almendras (usa la que más te guste)
  • 50 gr de avellanas
  • 25 gr de algarroba en polvo
  • 2 c.s. de sirope de ágave (o cualquier otro endulzante natural)
  • 1 c.s. de aceite de coco en líquido (calentar un poco a baño maría)
Preparación: Tritura las avellanas, lo más finas posible; añade el resto de ingredientes y bátelos bien hasta que quede consistencia cremosa tipo “nocilla”. Ponlo en un tarro y guárdalo en la nevera.
También podrías usar cacao puro en lugar de algarroba pero ten siempre en cuenta que contiene teobromina, que se trata de un alcaloide de la familia de la cafeína, estimulante del sistema nervioso central aunque de manera menos notoria que la cafeína.
Tienes un acompañamiento perfecto para un bocadillo de pan integral o incluso, puedes untar unas fresas o un plátano… ¿Quién dice que no podemos ser golosos de vez en cuando?. Esta receta es una forma muy saludable de endulzarnos sin desmineralizar nuestro organismo.
Anímate a prepararla y sorprende a todos los de casa!
Si te gusta esta receta, puedes compartirla con quien tu quieras.
Share if you like it.
Recibe mis recetas a tu Email!
Suscríbete GRATIS a mi Newsletter si quieres estar informado de mis actividades, recetas y consejos de salud

Comentarios