SMOOTHIE NAVIDEÑO

En Navidad consumimos un exceso de dulces, alcohol y demás bebidas cargadas de azúcar, que además de no ser nada beneficiosos para nuestra salud, entorpecen nuestro sistema digestivo.

Este batido o smoothie es una alternativa saludable a una merienda o un tentempié y evitar cualquier dulce cargado de azúcares y harinas refinadas.

 Saciará vuestras ganas de “dulce” y os aportará nutrientes esenciales, además de un sabor delicioso.

Le he añadido semillas de cáñamo que tienen una textura muy suave y sabor a nuez, además de ser una fuente completa de proteínas con un alto espectro de aminoácidos esenciales. Contienen proporciones ideales de Omega 3, 6 y 9 y son ricas en magnesio y hierro.

Son muy indicadas para niños y adolescentes que están en edad de crecimiento y para deportistas. Y las puedes incorporar en tu desayuno o comidas para hacerlas más nutritivas y sabrosas. Ten en cuenta que 30 gr (2 c.s.) de semillas de cáñamo contienen 10,4 gr de proteína.

Por otro lado, he utilizado la leche de coco por sus propiedades antivíricas, antibacterianas, antiinflamatorias y contiene principalmente vitaminas del grupo B.

Por tanto, este batido pueden tomarlo hasta los más pequeños de la casa.

Los niños comen de la misma manera que ven comer a los adultos, así que hagámonos responsables de nuestra alimentación y estaremos dando una gran herencia a nuestros hijos.

Aquí os dejo la receta que como veréis es sencillísima y se prepara en un momento.

Ingredientes:

  • 1 c.s. de semillas de cáñamo peladas
  • 1 zanahoria rallada
  • 2 c.s. de lino (previamente remojado en agua desde noche anterior – para que suelte todo su mucílago)
  • 1 cp de canela en polvo
  • Una pizca de jengibre en polvo
  • 290 ml de leche de coco
  • 2 c.s de nueces picaditas
  • 2 c.s de coco rallado o en virutas
  • Sirope de ágave al gusto (dependiendo de lo dulce que te gusten las cosas. Lo mejor es ir probando poco a poco hasta conseguir el sabor ideal).
  • 1 c.s de manteca de coco (la parte de arriba de la leche de coco que queda solidificada)

Preparación: Mezcla todos los ingredientes en la batidora, excepto el ágave y la manteca de coco, hasta obtener una consistencia homogénea y cremosa. A continuación, ve añadiendo el sirope de ágave poco a poco, prueba y rectifica en función del dulzor que quieras darle.

Para finalizar, puedes montar la manteca de coco como si se tratara de nata montada y añadirle por encima del batido con una pizca de canela espolvoreada, como toque final. Este plus se me ha ocurrido mientras preparaba el batido y está riquísimo!

Espero que os guste.

 

 

Share if you like it!

 

Recibe mis recetas a tu Email!
Suscríbete GRATIS a mi Newsletter si quieres estar informado de mis actividades, recetas y consejos de salud

Comentarios