Muesli con crema de plátano y frutos rojos

El desayuno es una de las comidas que más me gusta disfrutar, sobre todo, el del fin de semana que te levantas sin prisas y tienes tiempo para dedicarle a su preparación y disfrute!

Cuando preparamos un desayuno es importante que evitemos los azúcares y harinas refinadas tan típicos de alimentos procesados como la bollería, pan bimbo, galletas y demás dulces de supermercado.

Este azúcar no nos aporta energía y además altera nuestro estado anímico

Al consumir azúcar refinada aumentan los niveles de insulina en sangre en nuestro organismo, y se produce un estado de euforia e hiperactividad que nos descentra y evade de la realidad. Cuando disminuye la cantidad de azúcar en sangre, se nos pasa la hiperactividad y la euforia y llegan sensaciones de irritabilidad, enfados sin motivo aparente y frustración.

Podríamos afirmar que más que un alimento es una droga, por eso nos hacemos adictos a él

Pero además, desde un punto de vista fisiológico es un potente “antinutriente”, ya que impide la absorción de otros nutrientes a nivel intestinal y tiene gran poder acidificante en nuestro organismo. El cuerpo para neutralizar esta acidificación necesita “echar mano” de sus reservas alcalinas (fundamentalmente calcio y magnesio) y de esta forma vamos consumiendo nuestras reservas de calcio en huesos y dientes.

Mi consejo es que consumas azúcares naturales presentes en frutas frescas y frutas desecadas, y que optes por carbohidratos de lenta absorción como son los cereales integrales. De esta manera, conseguirás tener a raya tu nivel de glucosa en sangre y tu estado anímico se estabilizará.

Esta receta que te propongo es perfecta como desayuno para toda la familia. Te nutrirá y dará energía para toda la mañana.
Ingredientes: (4 porciones)
50 gr. de copos de avena finos
50 gr. de trigo sarraceno
2 plátanos maduros
200 ml de leche de avena
150 gr. de frutos del bosque: arándanos y frambuesas
4 dátiles medjool

Elaboración:
Con una batidora trituramos los plátanos junto con la leche y los dátiles (añadirlos troceados para que resulte más fácil batir en caso de no tener un robot de cocina o batidora potente) hasta obtener una crema suave y homogénea. Reservar.
Por otro lado, tostamos los copos de avena y los granos de trigo sarraceno, sin aceite, en una sartén hasta que se doren un poco. Dejar que se enfríen.

A la hora de servir, repartir la avena y los granos de trigo sarraceno en 4 vasos anchos y añadir ¼ de la crema de plátano a cada uno de ellos. Añadir un puñado de frutos del bosque, cubrir con un poco de crema y dejar reposar en la nevera.
Sacar de la nevera 15 minutos antes de servir para dejarlo a temperatura ambiente.

Si te ha gustado la receta, te invito a que la compartas con quien tu quieras.

 Share if you like it!

 

Recibe mis recetas a tu Email!
Suscríbete GRATIS a mi Newsletter si quieres estar informado de mis actividades, recetas y consejos de salud

Comentarios